Para Segunda Lectura

Enero - Marzo 2019

Ascensor empresarial

       No es verdad que las grandes fortunas chilenas sean de una tribu tradicional, descendientes de aristócratas y sin movilidad alguna. En Chile, las grandes fortunas se crearon a partir de cero y no por herencia. Es más, salvo alguna excepción, pertenecen a inmigrantes o hijos de inmigrantes que llegaron a Chile sin un peso en el bolsillo, o de chilenos que también partieron de cero. Angelini, Paulmann, Von Appen, Schiess y muchos otros llegaron de Europa huyendo de la guerra. Otros habían llegado antes, y ahora la segunda generación hizo florecer sus fortunas: Kassis, Saieh, Gonzalo Vial, Andrés Navarro y tantos otros”

César Barros, empresario (La Tercera, 7.10.18)