Para Segunda Lectura

Octubre - Diciembre 2018

Téngase presente

         Dado que el impuesto corporativo es el más dañino, resulta difícil comprender la decisión del gobierno de no incluir en su proyecto de modernización tributaria una baja en la tasa de impuesto corporativo al nivel del promedio de la OECD, medida que estaba en su programa de gobierno. Chile, uno de los tres países más pobres de la OECD, es uno de los de mayor carga tributaria a las empresas. Más aún, la mayoría de los países de esa organización ha reducido en forma importante su tasa de impuesto corporativo desde el año 2000 en adelante. Chile es el único que la ha subido. La mejoría de los indicadores que hemos visto estos días, se explican en buena medida por una baja base de comparación a partir del paupérrimo crecimiento de la economía durante el gobierno de Bachelet. El desafío será mantener estas tasas en 2019 y los años siguientes, pero eso no se logrará sin bajar los impuestos”

Luis Larraín, director Instituto Libertad y Desarrollo (Diario Financiero, 10.7.18)