Para Segunda Lectura

Julio - Septiembre 2018

“Mi confesión”

        El MIR pasó a la lucha armada en plena democracia, en 1969. Después se cuenta el cuento de que era un movimiento pacífico, unas palomas de la paz, pero no es así...A mí me encantaría ver un gran mural en el Mapocho que dijera “fuimos responsables de la destrucción de la democracia chilena”. Una verdadera autocrítica que pusiera las cosas en orden para que no se vuelvan a repetir. Ese sería mi rayado, mi confesión de algo que le hizo mucho mal a Chile”

Mauricio Rojas, ex mirista, académico y escritor (El Líbero, 24.8.15)