Para Segunda Lectura

Julio - Septiembre 2018

Confusión

        El ministro del Trabajo y Previsión Social, Nicolás Monckeberg, ha anunciado que inaugurará una muestra en homenaje al líder sindical Clotario Blest. Blest no solo adoptó el marxismo como lectura de la realidad social, sino que también participó activamente en su aplicación. Apoyó la Revolución Cubana, señalando en 1960: los trabajadores deben “despertar de este sueño soporífero para levantarse en armas y derribar a este gobierno” -de Jorge Alessandri-, con tal de “tener nuestra Sierra Maestra” (La Nación, 4 de noviembre de 1960). Junto a Luis Vitale, Miguel Enríquez, Luciano Cruz y otros, Clotario Blest fue uno de los fundadores del MIR, cuya finalidad era “el derrocamiento del sistema capitalista y su reemplazo por un gobierno de obreros y campesinos”, agregando que respaldaban su actuar en “el principio marxista-leninista de que el único camino para derrocar al régimen capitalista es la insurrección popular armada” (“Declaración de Principios del MIR”, 1965). Hacia fines de los 60, propició la síntesis entre el cristianismo y el marxismo y apoyó al grupo “Iglesia Joven” en la toma de la Catedral en agosto de 1968. Un año más tarde señalaba que “si Cristo descendiese hoy a la tierra, a un mundo como este ¿Qué crees que llevaría sobre los hombros? ¿Una cruz? No, llevaría una metralleta” (Punto Final, 20 de mayo de 1969)”
 

José Manuel Castro, investigador Instituto de Historia, U. San Sebastián (El Mercurio, 2.6.18)