Para Segunda Lectura

Agosto - Octubre 2017

    Algunos sindicatos son guiados por organizaciones para la huelga, con  asesor en la mesa de negociaciones, coordinadores en las asambleas y bloqueo ilegal de la empresa en caso de huelga; con activistas que amedrentan a quienes no adhieren a la causa. Una vez votada la huelga, viene la segunda etapa, donde el amedrentamiento y el matonaje se apoderan del proceso, se clausura ilegalmente la entrada a la empresa, dejando un número importante de trabajadores, que no forman parte del sindicato, sin poder acceder a su lugar de trabajo y sometiéndolos a un desmedro económico. Un grupo de matones, cuidadosamente coordinados por personas que, manteniéndose aparte, observan y dirigen cada una de las etapas cuidadosamente planificadas, todas tendientes a bloquear ilegalmente el acceso. Todo esto con la anuencia, por omisión, de los organismos que deben hacer que las instituciones funcionen"

Marcelo Bottai Dünner, Director Ejecutivo Bottai S.A. (20.5.17)

La nueva huelga