Para Segunda Lectura

Julio - Septiembre 2020

“Incertidumbre y rebote”

        La manera en que pensamos que el proceso de redactar una nueva Constitución afecta el perfil crediticio, es a través del impacto que puede tener en inversión y, por lo tanto, en el crecimiento económico. Una de las ideas por las cuales creemos que el rebote en el 2021 puede no ser tan alto, es precisamente por la incertidumbre que esto va a generar en la inversión y en el clima de negocios. El que esto se postergue todavía más, puede hacer que hasta el 2022 sea un factor que afecte decisiones de inversión y esto aunado al proceso de elecciones presidenciales que va a haber el próximo año”.

Ariane Ortiz-Bollin, vicepresidenta Moody’s Investors Service (El Mercurio, 14.6.20)