Para Segunda Lectura

Abril - Junio 2020

Eterna vigilancia

           La libertad está siempre a una generación de extinguirse. No la transmitimos a nuestros hijos a través de la sangre. Debemos luchar por la libertad, protegerla y traspasarla a nuestro hijos para que ellos hagan lo mismo.”

Presidente Ronald Reagan (Discurso ante la Phoenix Chamber of Commerce, 30.3.61)

“Salía gratis destruir”

         Ahora, con el fantasma del miedo y la vulnerabilidad sobre la mesa, seguramente miraremos con otros ojos la destrucción vivida en Chile durante los últimos meses, a la gente que se quedó sin estaciones de Metro y sin supermercado, a las pymes vandalizadas, a los más de 300 mil empleos perdidos. Revaluaremos, sin duda, el respaldo que un sector importante de la sociedad dio a la violencia, y a aquellos que se sintieron con el derecho a exigir y protestar de cualquier forma, sin importarles el daño que causaban a los demás. Y quizá tengamos, incluso, la capacidad de preguntarnos cómo una sociedad pudo ser convencida de que todos sus avances y logros de los últimos 30 años no existían, que no había nada que cuidar y que, por tanto, salía gratis destruir. Sin duda, las lecciones que nos dejará este tiempo serán tremendas.”

Max Colodro, doctor en Filosofía (La Tercera, 21.3.20)

“Aventura constituyente: pago de un rescate”

        ¿Partiría el trabajo de la Convención Constituyente con una hoja en blanco, vale decir desde cero? El senador Girardi aclara el punto: “lo que vamos a hacer es que se parte de una hoja en blanco”. ¿Y qué hay de la protección convenida de los 2/3 para aprobar las normas de la nueva Constitución? Otra vez el senador Girardi deja al descubierto el pensamiento de su sector: “¿Por qué son importantes los 2/3? Porque si la derecha quisiera reponer el Tribunal Constitucional, requiere dos tercios y no los va a tener. Si la derecha quisiera reponer el derecho a la vida, que ha impedido los derechos sociales y reproductivos, requiere dos tercios y no los va a tener”. Una norma pensada para garantizar la inclusión de principios y contenidos a través de un quórum alto, es desvirtuada completamente y transformada en una norma para excluirlos. Esta aventura constituyente no es más que el pago de un rescate para detener la violencia desatada en una sociedad que está secuestrada por el extremismo. Aquellos que reconocen el enorme avance de Chile al desarrollo -y que por temor o ingenuidad cifran esperanzas de paz en este proceso- aún están a tiempo de no rendirse y rechazar la destrucción de la exitosa institucionalidad, y aún cuando triunfara la aprobación, enviar un claro mensaje de que una gran cantidad de chilenos queremos mejorar y no demoler el país.”

Fernando Barros, abogado (Diario Financiero, 6.3.20)

“Ni siquiera Bachelet”

          Gobiernos que no cumplen su programa hemos visto por montones, pero lo que sí resulta novedoso es que haya uno que lleve adelante el de la oposición…y que además lo celebre como un triunfo. La paradoja es que el gobierno va en camino de ser el más izquierdista en el país desde 1973: subirá los impuestos y el gasto público, reducirá la jornada laboral, creará un sistema mixto de pensiones, aumentará el salario mínimo, entregará bonos por doquier, fomentará la injerencia de organismos internacionales en el país (vinculados a los DD.HH. especialmente), y promulgará una nueva Constitución redactada por una asamblea constituyente, entre otros logros. ¡Vaya contradicción! Ni siquiera Bachelet se atrevió a tanto. Quizás la derecha aprenda la lección y elija un candidato distinto. Uno con el coraje y la visión suficientes para jugársela por los principios que dice apoyar y que, de llegar a La Moneda, no se transforme en un remedo de lo que prometió ser. Uno que, al menos, no festeje las derrotas.”

Juan Ignacio Brito, decano Escuela de Periodismo Universidad de los Andes (La Tercera, 25.12.19)

“Una nueva derecha”

        Lo que se define con el plebiscito es mucho más que una nueva Constitución para Chile. No solo es una oportunidad tremenda para legitimar nuestra Carta Fundamental vigente (a ojos de aquellos que aún la creen ilegítima), sino que puede ser el inicio de una nueva etapa en la derecha. Una victoria del rechazo en el plebiscito es la antesala de un buen performance en la elección municipal y un anticipo indispensable para ganar las parlamentarias. Un gobierno de derecha, con una mayoría en el Parlamento, es la única vía para derrotar a las ideas de izquierda y eso no se va a lograr nunca con la lógica transaccional que sigue imponiéndose desde los ’90. La derecha tiene que dejar sus miedos de lado y asumir valientemente que millones de chilenos creen en sus ideas y comparten sus valores y convicciones. Por ejemplo, comparten que los últimos 40 años han permitido un progreso excepcional en Chile y que eso es fruto de un sistema político, económico y social instaurado por nuestra actual Constitución. Si, por el contrario, volvemos a la lógica de la derecha cobarde, que tiene miedo de defender lo que cree y de hacer lo que piensa, la izquierda seguirá avanzando, impúdica, imponiendo su visión totalitaria e ideologizada que tanto daño ha hecho en otras partes del mundo.”

Cristián Valenzuela, director de desarrollo Facultad de Derecho UC (La Tercera, 26.12.19)

“Están destruyendo el país”

            Ha sido muy condescendiente el Ministerio Público. ¿En qué país estamos viviendo? No puede ser. Están destruyendo el país. No dejan estudiar a los demás, con violencia, por la fuerza. Esto es el colmo.”

Alicia Rosende, jueza 8º Juzgado de Garantía (El Mercurio, 8.1.20)

         Los nuevos beneficios sociales que pide la clase media (pensiones, transporte, salud y remedios e ingresos laborales mínimos), requieren un mayor gasto fiscal permanente de al menos 3 puntos del PIB. Aún imaginando una racionalización del gasto público primario por $1.300 millones de dólares cada año desde 2021, repetida indefinidamente, el déficit permanente del Estado, que ya era grande, se incrementaría entre 2,5 y 3 puntos porcentuales del PIB. La suma faltante es inmensa. Chile ya tiene un tributo sobre empresas tan alto y con exenciones tan pequeñas, que obtiene la cuarta recaudación más grande de la OCDE, en proporción al tamaño de su economía (4,66% del PIB en 2018). Chile también recauda tanto IVA como el promedio de la OCDE. No existe una segunda capa de impuestos nuevos capaz de recaudar tributos en la cuantía faltante, que no sean impuestos sobre la clase media. Para muchos, este mensaje es nuevo, porque el 55% de los encuestados cree “que Chile tiene los recursos necesarios para satisfacer todas las demandas sociales.” (2°sondeo Centro Políticas Públicas, UNAB). Las cifras comparativas no dejan lugar a dudas: el único tributo que es bajo en Chile en comparación a los países OCDE -en Chile es solo la sexta parte- es el impuesto a la renta personal, sobre todo en los tramos bajos y medio.”

“Beneficios e impuestos a la clase media”

Salvador Valdés, profesor titular Universidad Católica (La Tercera, 27.12.19; Extracto)

“Capitalismo para los trabajadores”

        Casi el 70% del dinero que hay en los fondos de pensiones es fruto de la ganancia por rentabilidad. Chile tiene un sistema de pensiones que resuelve de manera casi óptima los problemas del sistema de reparto, pero que tiene en contra la propaganda de la izquierda mundial. El problema es que los ahorros de los trabajadores se benefician del capitalismo y eso es, para la izquierda, como el canibalismo.”

John Müller, exsubdirector de El Mundo (El Mundo, 17.1.20)

“Políticos de baja estatura ética”

      Algunos líderes progresistas forman parte de la violencia, con el agravante que no la reconocen. Se coluden sotto voce con ella, porque la usan para obtener el poder que no han podido conseguir por otras vías. Aparentan estar por la democracia, pero a la hora de sentarse a la mesa no hay liderazgo con quien transar. La contraparte violenta no tiene líderes. Es solo un espectro que se moviliza apoyado por fuerzas que se esconden, arrasan y se retiran. Entre estos progresistas que se coluden están los maquiavélicos conscientes de su manipulación, y los que creen ingenuamente que la violencia es la única vía para resolver las injusticias que arrastra el sistema, pero que tampoco están dispuestos a dar la cara. En definitiva, no hay liderazgo por la deshonestidad, cobardía y cinismo a que empuja la agresión desatada en políticos de baja estatura ética.”

Ricardo Capponi (Q.E.P.D.), psiquiatra (El Mercurio, 10.1.20)

“Asonada del PC”

      La ofensiva de violencia y destrucción desatada el 18 de octubre fue un ataque a las bases de la democracia. La naturaleza de la asonada se hizo clara en la primera petición de renuncia del Presidente, hecha tempranamente por el jefe del PC. Los partidos opositores avalaron en diversos grados el plan para interrumpir el mandato presidencial”.

Sergio Muñoz, escritor y exmilitante del Partido Comunista (El Mercurio, 21.1.20)

“Señor Presidente”

        La promesa de tiempos mejores ha sido un fraude monumental. En vez de progreso y seguridad, los dos años de su Gobierno han significado un retroceso económico, social, institucional y político para el país de grandes dimensiones.

Como resultado de su mandato, el Chile del 2020 es más pobre, más inseguro y tiene peores perspectivas de futuro que hace dos años atrás y el daño que su liderazgo le hace al país y a sus instituciones nos ha llevado a la peor crisis política y económica que haya visto el país en los últimos 50 años.

Como si no bastara con este dramático escenario, su disociación de la realidad lo ha llevado no solo a comprometer los grandes avances que hemos tenido en los últimos 30 años, sino que a hipotecar el futuro de millones de chilenos con la apertura de un proceso constitucional que, partiendo en una hoja en blanco, nos puede llevar al desenlace de una Asamblea Constituyente como la que destruyó a Venezuela, Ecuador o Bolivia.

Como Partido Republicano oficialmente nos declaramos en oposición a este Gobierno.

Rechazamos el itinerario constitucional que usted ha definido como solución a los problemas de Chile y que su Gobierno ha posibilitado como respuesta a la crisis de violencia que vive Chile.

El compromiso electoral de 2017 ha sido severamente violentado y todos quienes lo suscribimos para evitar el triunfo de la izquierda, hemos sido liberados de él, al ver que esa misma izquierda es la que ha triunfado en imponer sus ideas y convicciones en este Gobierno”.

José Antonio Kast, excandidato presidencial independiente y presidente Partido Republicano de Chile (carta pública, 1.3.20; Extracto)