Para Segunda Lectura

Enero - Marzo 2020

         El chileno medio ya no percibe a los políticos como sus representantes legítimos. Resiente que, gracias a su voto, tienen un nivel provilegiado de vida y pertenecen a una clase aparte. Tal reducción a lo obvio es ignorada por casi todos los políticos. Ensimismados en su estatus, crean cientelas, prefieren el celular a la asamblea, se exponen a la farándula, se engolfan en trifulcas detestables, soslayan los debates de interés nacional y aceleran la polarización.”

“Políticos privilegiados”

José Rodríguez Elizondo, profesor U. de Chile (El Mercurio, 25.10.19)