Para Segunda Lectura

Economía y Sociedad № 102
Enero - Marzo 2020

Ya en 1991

           Hay un nuevo Chile económico y social que está muy bien, pero hay un viejo Chile político que está muy mal. Hasta ahora esta dicotomía no se nota demasiado en la marcha del país real, pero la lógica de los acontecimientos llevará tarde o temprano a la asfixia del Chile modernizado, estrangulado por las insuficiencias de su aparato político.”

José Piñera (”El Cascabel al Gato”, 1991) 

“Se cayeron las caretas”

         Se cayeron las caretas, la democracia que parecía un consenso ya no lo es. Hay quienes consideran que la violencia en democracia es un camino legítimo.”

Sylvia Eyzaguirre, investigadora CEP (Twitter, 29.11.19)

“Una perversión”

          En un país en el que no se justifican ni una revolución ni una guerra, considerar la violencia como fuente de cambio es una perversión. Entre la ingenuidad y la perversión podemos deslizarnos por el tobogán de la anarquía y los extremismos, antesalas de la autodestrucción. Y ahí no habrá espacio para la justicia, la paz o para un Chile mejor.”

Ricardo Capponi, psiquiatra (El Mercurio, 29.11.19)

“Cultura de la violencia”

         La tibia y acomodaticia respuesta de algunos políticos, incluyendo a los más jóvenes, demuestra que la cultura de la violencia no ha sido erradicada. Anarcos y delincuentes han hecho de las suyas. Por supuesto, la situación es explotada por quienes apuestan por desmantelar el modelo de progreso. Esto no es novedad. En el siglo XX y lo que va del XXI, son muchos los casos que cedieron a las presiones. Desde la trampa de ingreso medio hasta por qué fallan las naciones, la falta de control de la violencia aparece una y otra vez como una causa del descarrilamiento.”

Sergio Urzúa, economista (El Mercurio, 20.10.19)

“Clima de intolerancia”

       Es posible advertir un vínculo entre la violencia y un clima de intolerancia que se ha ido instalando. Ha operado una lógica según la cual algunas ideas no solo serían “equivocadas”, sino que el mero expresarlas constituiría un acto inmoral, agresivo y por tanto inaceptable. Es la cultura de lo “políticamente correcto”, en que lo “correcto” es definido por los propios “censores”. Partiendo con la intolerancia, se culmina en la agresión física, legitimada como acto de “defensa” ante quien “ofende”. Se requiere de una fuerte reacción ciudadana, encabezada por sus líderes de opinión, que corrija esta nefasta trayectoria. Lamentablemente, hasta ahora no se ha visto.” 

Editorial (El Mercurio, 9.11.19)

“Explosión contra sistema político”

      Seis años de bajo crecimiento económico frustró muchas expectativas de los chilenos. Mucho se endeudaron en ese período y ahora están agobiados. Esto es una explosión contra el sistema político.”

Vittorio Corbo, expresidente del Banco Central (El Mercurio, 5.11.19)

         El chileno medio ya no percibe a los políticos como sus representantes legítimos. Resiente que, gracias a su voto, tienen un nivel provilegiado de vida y pertenecen a una clase aparte. Tal reducción a lo obvio es ignorada por casi todos los políticos. Ensimismados en su estatus, crean cientelas, prefieren el celular a la asamblea, se exponen a la farándula, se engolfan en trifulcas detestables, soslayan los debates de interés nacional y aceleran la polarización.”

“Políticos privilegiados”

José Rodríguez Elizondo, profesor U. de Chile (El Mercurio, 25.10.19)

“Dolor solo está empezando”

          El dolor para la economía más exitosa de América Latina solo está empezando. Las negociaciones con los terroristas y sus representantes políticos rara vez terminan bien. Sin embargo, el presidente abrió la puerta para reescribir la Constitución intentando complacer las demandas de los socialistas, comunistas y otros en la izquierda. Si la historia de Latinoamérica sirve como guía, la redacción de una nueva Constitución despojará a los chilenos de sus derechos políticos y económicos, concentrará el poder, empobrecerá al país y lo hará más injusto.”

Mary O’Grady, editora de la columna “Américas” del  Wall Street Journal (3.11.19)

“Acto de dignidad cívica”

       Estos han sido los mejores años de nuestra historia republicana, un período de estabilidad democrática, crecimiento económico y progreso social. De ser uno de los países más pobres de América Latina pasamos a liderar en casi todos los indicadores de desarrollo. ¿Por qué querríamos derogar la Constitución bajo la que hemos logrado avanzar más que nunca antes? Pero el acuerdo permite que personas como yo tengamos un acto de dignidad cívica, diciendo con nuestro voto que no queremos una nueva Constitución, menos en estas condiciones.”

Gonzalo Cordero, abogado (La Tercera, 24.11.19) 

“No puede ni debe”

        Una nueva Constitución por sí sola no puede ni debe resolver los problemas sociales. En Chile no hay pobreza ni desigualdad por culpa de la Constitución, y tener una nueva no garantiza que eliminaremos ni la pobreza ni la desigualdad.”

Andrés Velasco, exministro de Hacienda (El Mercurio, 24.11.19)

“La economía perdió dinamismo”

         Cuando se incendia la pradera, lo importante no es quién la enciende, sino por qué el pasto está seco. Y estaba seco porque se fueron acumulando presiones. El elemento común es que la economía perdió dinamismo. Durante los últimos 30 años Chile creció a tasas levemente superiores al 5%, y entre 2014 y 2017 el crecimiento se redujo a 1,8%. Además, se agrega una migración gigantesca de más de un millón de personas.”

Jorge Desormeaux, exdirector del Banco Central (La Tercera, 24.11.19)

“Redistribución no es panacea”

          El porcentaje de chilenos que hoy vive bajo la línea de pobreza alcanza a menos del 10%. Millones de chilenos tienen hoy casa propia, que han salido a defender en estos días aciagos con sus propias manos. Estos y otros logros, poco o nada tienen que ver con la política de redistribución, que hoy el ‘pacto social’ abraza como si fuera panacea. El aumento del bienestar ha sido posible no gracias a políticos que dan dádivas en el Congreso, ni al Estado que reparte sinecuras, ni a empresarios que aumentan graciosamente los sueldos motu propio, sino al esfuerzo individual de cada chileno, que tuvo oportunidad de progresar en un entorno altamente dinámico, que expandió el empleo, los salarios y el emprendimiento como nunca antes en la historia.”

Jorge Quiróz, economista (El Mercurio, 27.10.19)

“Fuimos gobierno 24 de 29 años”

          Les recuerdo a mis camaradas que estuvimos 24 de los ultimos 29 años en el gobierno!

Ignacio  Walker, exsenador DC (27.10.19)

“No se transan Constituciones”

       Nada más bobo el desarme institucional del 15 de noviembre. No se transan Constituciones para contrarrestar a terroristas, anarcos y manifestantes. Y menos poner una “hoja en blanco”. Con un Presidente y gobierno, además, inútiles, confirmando lo que se constata desde hace diez años en autoridades en todo orden de cosas. La renuncia y el entreguismo los conocemos desde hace rato.”

Alfredo Jocelyn-Holt, historiador (La Tercera, 24.11.19)

Téngase presente

“Descarta la vía electoral”

      Nuestra estrategia descarta la vía electoral como método para alcanzar nuestro objetivo de toma del poder.”

XXI Congreso Partido Socialista (Linares, julio 1965)

“Guerra civil revolucionaria”

      La forma fundamental que en un país como Chile pueda asumir la fase superior de la lucha política en relación al poder, es impredecible en términos absolutos. Yo me inclino a creer que es más probable que tome la forma de una guerra civil revolucionaria.”

Clodomiro Almeyda, exministro de Relaciones Exteriores del Presidente Allende (revista Punto Final, 22.11.67)

“Violencia es legítima”

         La violencia revolucionaria es inevitable y legítima. Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico.”

XXII Congreso del Partido Socialista, (Chillán, noviembre 1967)

“Pronunciamiento de 1973”

         Estas razones fueron las que indujeron al pronunciamiento militar de 1973. La verdad es que las Fuerzas Armadas actuaron cuando ya se había extendido por el país una clara sensación de anarquía, cuando la Constitución había sido evidentemente transgredida, y cuando ellas mismas se sintieron amenazadas.”

Eduardo Frei Montalva, expresidente de Chile en prólogo al libro de Genaro Arriagada “De la vía chilena a la vía insurreccional” (1974)