Para Segunda Lectura

Octubre-Diciembre 2019

“Normativa urbana errada”

         El mercado inmobiliario de la vivienda en Chile -y particularmente Santiago- es altamente competitivo, con las características deseables que la teoría económica indica: multiplicidad de oferentes y demandantes; inexistencia de barreras a la entrada; alta rivalidad entre competidores, y otras. Ante la existencia de mercados perfectos o cercanos a ello, la intromisión estatal solo disminuye el bienestar. La oferta pública de arriendos no es el camino a seguir. Pero el mercado inmobiliario demanda un insumo, como el suelo, que está fuertemente afectado por políticas públicas erradas. El transporte público, aún tercermundista, fuerza esta tendencia a la centralización urbana, y el cambio demográfico exige unidades pequeñas, y continuará así. La normativa urbana comunal consistentemente va en contra de esta tendencia, y salvo escasos barrios o avenidas, todos los planos reguladores comunales se empeñan en continuar disminuyendo la constructibilidad, con una visión centrada únicamente en el incumbente e ignorando al futuro vecino y a la ciudad completa.”

Andrés Echeverría, empresario y fundador de Frontal Trust S.A. (El Mercurio, 3.9.19)