Perú 2010: Notas de mi Diario

Por Felipe Ortíz de Zevallos, Embajador de Perú en Estados Unidos y negociador del TLC entre Perú y EE.UU. 

 

(Publicado en la revista "Economía y Sociedad" No 76, Octubre-Diciembre 1995, cuando FOZ era el fundador y presidente de APOYO, la mayor y mejor consultora del Perú)

Llego apurado pero con tiempo al aeropuerto y me refugio en una de las oficinas privadas para ver si logro poner en blanco y negro algunas ideas para mi próxima charla.

Con ocasión de la celebración del bicentenario de la independencia de Chile, José Piñera me ha invitado a exponer sobre "Tres Lustros de Desarrollo Compartido", una presentación que voy a hacer mañana en Santiago en un seminario al cual, además de chilenos y peruanos, van a concurrir empresarios y pensadores de varios países de América y Asia y que se va a transmitir por cable al mundo.

Con ocasión de la reciente transferencia de gobierno, el 28 de julio de 2010, organizamos en APOYO un encuentro interno para reflexionar sobre el importante avance logrado por el Perú durante los últimos veinte años.

De estar al borde del colapso económico y social en 1990, el PIB per capita alcanzo US$ 5,000 el año pasado. La obra clásica de Kenishi Ohmae -"El Fin del Estado Nación"-, escrita hace quince años, identifica este indicador como el umbral para aspirar al desarrollo científico y tecnológico de los países mas desarrollados.

En su discurso de entrega de mando, el presidente saliente Jaime Yoshiyama resumió los logros alcanzados por el Perú en el segundo lustro del Siglo XXI: un crecimiento promedio de 8% anual y la eliminación casi absoluta del analfabetismo y la pobreza. Ello ha permitido que, en el ultimo informe anual de competitividad del Foro de Desarrollo Mundial, el Perú haya empatado con Chile (en el puesto 10+ del ranking mundial).

El presente año, las exportaciones, tanto de Chile como de Perú, superaran los US$ 70,000 millones. Ello ha implicado, en el caso del Perú, un aumento promedio, en términos reales, de 15% anual durante los últimos quince años, lapso en el cual la inflación norteamericana fue de 3% anual en promedio.

La biodiversidad del Perú ha permitido la exportación creciente de un abanico amplio de productos agroindustriales y pesqueros muy diversos: desde bocaditos especiales de papa y maíz, pasta de tomate y lúcuma, langostas y camarones, moras y nueces en diversas formas, hasta orquídeas y plantas medicinales múltiples. El limón peruano ya es uno de los ingredientes preferidos por la mayoría de los barmans del mundo. En Santiago ya se puede tomar --¡por fin!- un pisco-sour con limón peruano.

Me distraigo con el anuncio de vuelos a Tumbes y Mollendo que están por abordar. Al norte viajan centenares de japoneses, en shorts y sandalias, para gozar de pesca, golf y deportes náuticos en playas soleadas con mar tropical. Al sur, un conjunto de escandinavos, con chompas y bufandas al cuello, que probablemente tomaran el expreso Sur Andino, tren turístico especial que ofrece a sus pasajeros, en su recorrido, un paseo por todas las regiones del Perú: costa, sierra, puna y selva amazónica. La ultima edición de Conde-Nast Traveler esta íntegramente dedicada al turismo de naturaleza-aventura en el Perú.

En 1995, en cambio, Mollendo ni siquiera tenia aeropuerto. El desarrollo del megaproyecto de gas de Camisea durante la ultima década facilito la potenciación de toda la región Sur, que ahora cuenta con energía abundante y barata. A pesar del boom turístico del que disfrutan arequipeños y cusqueños, ellos muestran una sana envidia de los tacneños quienes, junto a los ariqueños, trabajan febrilmente para completar las instalaciones ofrecidas al Comité Olímpico para las Olimpiadas de 2012. Por primera vez, la bandera de los cinco anillos se izara en dos ciudades fronterizas, como expresión de la emergencia de las economías regionales. Dos de los mas grandes transpacíficos del mundo anclaran --uno en Ilo y otro en Arica-- para complementar las instalaciones hoteleras de la región.

Exponiendo delante de José como moderador, tendrá que referirme a las AFP's, sector en el cual Chile aun nos lleva una significativa ventaja. Pero las AFP's peruanas ya cuentan con un stock de fondos por US$ 50,000 millones en total. Recuerdo como, en 1995, este monto apenas alcanzaba US$ 500 millones (Claro que eran otros dólares). Busco en un archivo de mi laptop las ultimas cifras de afiliados, pensionistas y rentabilidad comparada de las AFP's peruanas pero solo las tengo actualizadas hasta el semestre pasado. Mejor envío un memo a la oficina para actualizar el archivo por módem. En los cócteles, José inventa ratios comparativos de AFP's con las cifras de Nueva Zelandia, Malasia, Costa de Marfil y Polonia. Prefiero tener los últimos datos de Perú a la mano.

¿Como organizo mi charla? ¿Cronológicamente? 1992: captura de Abimael Guzmán; 1995: reelección de Fujimori; luego, boom de la inversión minera; ajuste en el 97-98; privatización cumplida en 1999; triunfo del partido XXI el 2000.

Aunque tal vez resulte mejor no hacer tanto énfasis en la parte política, como si en los avances en la ciencia, tecnología y educación: el Nobel compartido en Medicina que logro en 1998 el doctor Sayon Delgado, lo que, según algunos analistas, postergo el reconocimiento universal a Mario Vargas Llosa, quien recién fue premiado el año 2003. Hay frases del discurso de Mario en Oslo que tengo archivadas en mi laptop que podría citar en la charla.

¿En que sentido es el Perú de hoy distinto al de 1995? En primer lugar, existe mas estabilidad política. La reciente campaña electoral, por ejemplo, no afecto mayormente la evolución de la Bolsa. El triunfo ajustado de la presidenta Lourdes Flores coincidió con una ligera tendencia al alza. Que ella decidiera prontamente ratificar al presidente del Banco Central nombrado por el gobierno anterior refleja que hay temas consensuales en el manejo económico que van mas allá de las diferencias políticas.

El entorno empresarial mejora cada año. Para fundamentar esta afirmación basta revisar las respuestas a dos preguntas de nuestra encuesta periódica: ¿Se siente usted suficientemente protegido ante una intervención arbitraria del Estado? y, ¿Se siente usted razonablemente seguro, cuando firma un contrato, de que este va a ser cumplido? Los últimos resultados dan 89 y 84 por ciento de respuestas favorables. Hace quince años, estas sumaban 38 y 43 por ciento.

Mi avión sale en diez minutos. Tendré tiempo hasta Santiago para completar y precisar mejor estas y otras ideas. Y no debo olvidarme de la otra charla que debo dar sobre nuestro programa de participación ciudadana en el Museo de Arte de Lima. Parece una pesadilla que hace veinte años el Perú pudo haber explotado como consecuencia de la hiperinflación y el terrorismo.

 

Tribuna América Latina

Noviembre 2016 - Enero 2017