Editorial

Enero - Marzo 2018

Nuevo Congreso:
NO a la AC, SI al sistema AFP

En el nuevo Congreso que se instalará el 11 de marzo del 2018, la coalición de centroderecha tendrá lejos la mayor bancada y habrá aumentado su representación en un 20%. Mientras que en  el actual Congreso, Chile  Vamos tiene 14 de 38 senadores (un 37%), en el nuevo Congreso tendrá 19 de 43 senadores (un 44%). Asimismo, subirá su representación en la actual Cámara de Diputados desde 47 de 120 diputados (39%) a 72 de 155 diputados (46,5%). Por otra parte, la centroizquierda se ha fracturado en dos coaliciones muy distintas y con liderazgos antagónicos en contenido y estilo, la Nueva Mayoría y el Frente Amplio. Por lo tanto, si Chile Vamos decide, esta vez, enarbolar con convicción las banderas de la libertad, tanto en las salas del Parlamento como en los debates frente a la ciudadanía, haría una verdadera contribución al futuro de Chile.

En los dos temas claves que enfrentará el nuevo Congreso hay buenas noticias. Según una encuesta (con voto secreto) hecha por el diario La Tercera, los nuevos congresistas están dispuestos a mantener (sin perjuicio, obviamente, de reformar para mejorar) la Constitución de 1980 y el sistema de pensiones de capitalización con base solidaria, y a rechazar propuestas tan negativas e irresponsables como realizar una Asamblea Constituyente para elaborar una nueva Carta Fundamental desde una “hoja en blanco” o volver al fracasado sistema de pensiones de reparto.

Cuando se les pregunta a los congresistas si “votarían a favor de una AC para elaborar una nueva Constitución”, de los 31 senadores que contestan, 20 responden que NO (un 65%) y apenas 11 que SI. Dado el quórum necesario de 2/3 para cambiar el mecanismo de reforma de la Constitución, esto significa que la opción AC tiene en el nuevo Senado apenas 11 de los 29 votos que necesita. Cabe destacar que 10 senadores de la NM no contestaron la pregunta. En la Cámara la situación es similar. Solo 64 diputados votarían por la AC pero se necesitan 103. La anomalía aquí son dos diputados de CHV a favor de la AC y 5 que no responden.

Cuando se les pregunta a los congresistas si “votarían a favor de ‘terminar’ el sistema de AFP”, de los 37 senadores que contestan, 26 responden que NO (un 70%) y apenas 11 que SI. O sea, faltan 18 senadores para llegar a los 29 senadores (2/3) que se necesitan para transitar a un sistema de reparto. En la Cámara necesitarían 103 diputados (2/3) y tendrían apenas 56 (8 menos que para una AC).

Cabe destacar que establecer un sistema de reparto requiere expropiar los 200.000 millones de dólares de ahorro previsional de los trabajadores. Esto sería no solo demencial sino también incompatible con el Estado de Derecho, pues la Constitución de 1980 en su Artículo 19 protege tanto el derecho de propiedad de las cuentas de ahorro individual de los trabajadores como los activos del resto de la ciudadanía.
 
En los últimos años, una izquierda vociferante, utilizando el truco de “la calle”, ha intentado hacerle creer al país que existiría una mayoría que quiere una Asamblea Constituyente y un sistema de pensiones de reparto. La realidad es radicalmente distinta. Los recién elegidos representantes de la ciudadanía rechazan decididamente ambas propuestas. El nuevo Congreso ni está dispuesto a mutilarse su mayor poder, el poder constituyente, ni acepta convertirse en el hazmerreír del mundo volviendo al anacrónico e insostenible sistema de reparto despues de haber sido el país pionero en crear un sistema de capitalización.