Editorial

Economía y Sociedad № 89

Noviembre 2016 - Enero 2017

Más sistema de capitalización

Manipulando el natural anhelo ciudadano por mejores pensiones y a través de una populista campaña de desinformación, grupos de izquierda intentaron a fines de Julio dar un “golpe de calle” con una marcha masiva bajo el slogan de "No más AFP".  El objetivo era presionar al gobierno de la Presidenta Bachelet, que cuenta con mayoría absoluta en el Senado y la Cámara de Diputados, para que confiscara los 170.000 millones de dólares que pertenecen a los trabajadores chilenos en sus cuentas individuales, bajo el pretexto de utilizar esos recursos para instaurar un sistema de pensiones de reparto.  

Con esos inmensos recursos disponibles para hacer populismo y proselitismo, la coalición gobernante podría eternizarse en el poder. Después de todo, el “manotazo” a los fondos de pensiones en Argentina, apenas un sexto de los fondos chilenos, le permitió a los Kirchner ganar votos con un enorme populismo fiscal y así gobernar por 12 largos y nefastos años.

Cuando los dirigentes de este movimiento expropiador esperaban el llamado de La Moneda, con la cual el gobierno iniciaría la conocida dinámica de la rendición, sucedió algo inesperado. La Presidenta Bachelet anunció por cadena nacional que era imposible el retorno a un sistema de reparto y que la decisión de su gobierno era mantener y perfeccionar el sistema de capitalización individual con base solidaria que ha funcionado exitosamente por 36 años y siete gobiernos. El historiador Alfredo Jocelyn Holt describió los eventos de esos dias como un “jaque mate” a la retroexcavadora previsional (ver recuadro). 

En la misma intervención televisiva, el gobierno llamó a un "acuerdo nacional" y planteó algunos lineamientos preliminares que no alteran los pilares del exitoso sistema de capitalización individual y que no tocan los fondos de pensiones de propiedad de 10 millones de trabajadores.  

Se ha comprobado que la pensión promedio efectiva en el sistema de capitalización es de $650.000 al mes para el universo de hombres y mujeres que han cotizado por lo menos 30 años. La política pública necesaria para mejorar las pensiones de aquellos que no llegan a este umbral mínimo de cotizaciones, aparte de fortalecer el pilar básico con recursos fiscales, es aquella que incluya perfeccionar el mercado laboral (lagunas, subcotización, empleo precario, informalidad), realizar los ajustes paramétricos que exige el incremento en las expectativas de vida (tasa de cotización y edad de jubilación) y no seguir postergando la incorporación de los independientes. 

Por lo tanto, es necesario más ahorro en las cuentas individuales. Más sistema de capitalización.

Para Segunda Lectura

Jaque Mate

Si la mejor defensa es un buen ataque, fue José Piñera quien en la entrevista de El Informante (TVN), al cuestionar el video inicial por sesgado, contrarrestó cualquier ventaja y se apoderó del juego. Después del programa, por cierto, se le contestó con furia frustrada. 

Pero Piñera no fue a Harvard ni ha sido el ministro más poderoso de los últimos cincuenta años como para que tenga que discutir con dos “expertos” y tres entrevistados de la calle elegidos al tuntún. 

Prueba de que José Piñera sigue influyendo, la Presidenta salió por televisión días después con su proyecto de reforma desechando el sistema de reparto. 

También debió llamar la atención de la entrevista que dijera que no es miembro de ningún directorio de empresa y que en sus metáforas, acertadas o no, hablara de cosas bien hechas, un Mercedes Benz, la Capilla Sixtina, un poema de Neruda. Que en un país chato alguien aprecie lo óptimo no deja de asombrar"

Alfredo Jocelyn Holt, historiador y profesor universitario ("Jaque mate", La Tercera, 20.8.16). 

Para Segunda Lectura