Dossier Nuevo Mundo

Economía y Sociedad № 104
Julio - Septiembre 2020

Más viajes espaciales

Por Robert Zubrin, ingeniero aeroespacial y autor del libro “The Case for Mars”  (Cato Policy Report, 2020; Extracto)

En 2010, el entonces presidente Obama designó un comité de expertos para evaluar la factibilidad de un nuevo lanzamiento espacial. El comité concluyó que no era factible, a un costo razonable, que el Estado, a través de la NASA, invirtiera en una misión espacial porque demoraría 12 años y costaría $36.000 millones de dólares. Elon Musk, fundador de Space X, lo logró en solo 6 años y a un costo inferior a $1.000 millones de dólares.

Musk probó que, incluso en aquellas áreas como los viajes espaciales antes reservadas a los Estados, la empresa privada logra mejores resultados, en menos tiempo y a un significativo menor costo que el Estado.

Además, los éxitos de Musk desataron la competencia entre empresas privadas que así mejoran aún más el desarrollo de la industria aeroespacial. Ya están en carrera la compañía Blue Origin de Jeff Bezos, fundador de Amazon y Virgin Galatic de Richard Branson, empresario inglés.

La competencia atrae también a compañías más pequeñas, creando nichos de negocios espaciales que potencian el desarrollo de la industria global. Por ejemplo, Rocket Lab de Nueva Zelandia, colocó en órbita terrestre una nave espacial con un financiamiento privado de solo $300 millones de dólares.

El incentivo privado a generar utilidades, permitió a Space X revolucionar la industria aeroespacial al inventar un cohete reusable varias veces, lo que redujo su costo a un quinto del valor de los cohetes tradicionales de la NASA.

En los 10 años desde que Elon Musk fundó Space X en 2009, el costo cayó de $10.000 dólares por kilo a $2.000 dólares.

Space X desarrolla ya un modelo con un nuevo sistema de propulsión reusable, llamado Starship, que reducirá el costo a unos $500 a $700 dólares por kilo.

A un precio significativamente menor, habrá más vehículos espaciales y lanzamientos que reducirán aún más los costos. En 2019 hubo 100 lanzamientos en todo el mundo, de los cuales la mitad correspondieron a empresas privadas lideradas por Space X y United Launch Alliance, un joint venture entre Boeing y Lockheed Martin. El resto fueron efectuados por los gobiernos de China, India, Rusia y otros países.

Con vehículos espaciales reusables es factible transportar carga y personas entre distintos puntos de la Tierra utilizando el espacio sin fricción. El costo de una viaje espacial dentro de la Tierra con el Starship de Space X o uno similar o mejor, podría situarse en unos años más en $20.000 dólares, que equivale al precio actual de un viaje de 15 horas en primera clase entre Los Angeles y Sydney. En el Starship, el vuelo demoraría menos de una hora, con media hora viajando en el espacio con vista a las estrellas. Así, en lugar de cientos de viajes espaciales al año, serían cientos de viajes por día.

Con esta cantidad de viajes por día, se construirían miles de motores espaciales, y no cientos como ahora, lo que reduce aún más los costos. Este es el nuevo futuro disponible para la humanidad, gracias a la iniciativa privada compitiendo en la industria aeroespacial.