Dossier Muro de Berlín

Octubre - Diciembre 2019

La trilogía de Anne Applebaum

Por Javier Silva, gestor de Desarrollo y Proyectos, Fundación Ciudadano Austral 

Anne Applebaum, historiadora norteamericana y ganadora de un Pulitzer, es especialista en historia de la Europa del Este del siglo XX. Con seis libros publicados, Applebaum se erige como la referente sobre lo sucedido en Europa luego de la toma del poder por los comunistas.

Tres textos permiten acercarse a su obra, todos publicados en castellano por editorial Debate. Dos son los libros que se deben leer en paralelo, “Gulag” (2014) y “Hambruna Roja” (2019), sumando en total más de 1.200 páginas. En ellos la historiadora analiza las más violentas políticas de exterminio ejecutadas por el comunismo, uno contra su propio pueblo ruso y el otro contra el ucraniano.

“Gulag” (Glavnóye Upravlenie Lagueréi) era el acrónimo que designaba a la Dirección Principal de Campos, es decir, la oficina que dirigía los campos de concentración en la Unión Soviética. Hoy es utilizado como sinónimo de campo de concentración. Los gulag atraparon a millones de inocentes y truncaron sus vidas porque la legalidad soviética los convertían en enemigos del pueblo que merecían la muerte.

Applebaum comenta en “Gulag” cómo un “sector de la izquierda occidental luchó por explicar, y a veces disculpar, los campos y el terror soviético”. Pero la evidencia es clara, León Trostky lo dijo sin tapujos: “No entraremos con guante blanco en la Revolución”.

La represión violenta está en el ADN del marxismo. Si bien en la Rusia imperial hubo destierros y presos políticos, ellos no tiene parangón con lo sucedido una vez que los comunistas se tomaron el poder.

En “Gulag”, Applebaum relata desde los primeros actos violentos de los bolcheviques en los albores de la Unión Soviética hasta la forma en que Gorbachov desmanteló las prisiones y los campos de concentración para los disidentes a fines de los 80. 

Mientras los soviéticos armaban la red de campos de concentración e imponían el terror en Rusia, preparaban también la muerte por hambruna del pueblo ucraniano, el Holodomor u Holocausto de Ucrania, descrito por la autora en “Hambruna Roja. La guerra de Stalin contra Ucrania”.

El relato aborda las expresiones nacionalistas de fines del siglo XIX que buscaban diferenciar la cultura de Ucrania respecto del imperio ruso como, por ejemplo, la sociedad cultural Prosvita, creada en Lviv con filiales en todo el país. Pero llegaría la Revolución de Octubre y el afán de tener una Ucrania independiente y libre sería perseguido hasta las últimas consecuencias. 

El tiro de gracia fue la colectivización del campo en Ucrania aplicada por Stalin con particular violencia a partir del invierno de 1929-1930. Hasta ese momento, “la Unión Soviética detentaba el poder, pero el Estado no controlaba todos los aspectos de la vida cotidiana y los campesinos vivían casi del mismo modo en que lo habían hecho en el pasado”. Sin embargo, todo cambió con la persecución y la hambruna. Entre 5 y 6 millones de ucranianos murieron de hambre, mientras otros tantos cientos de miles -si no millones- fueron desterrados a los gulag.

El último de la trilogía de Applebaum es “El Telón de Acero. La destrucción de Europa del Este 1944-1956” donde relata  la subjugación de Europa del Este al Ejército Rojo, a la policía secreta (NKVD) y al Partido Comunista. La construcción del Muro de Berlín fue solo la gota que rebasó el vaso. Representaba a una Europa fracturada con los comunistas soviéticos controlando Europa del Este.

Los tres libros de Applebaum van más allá de la historia. Denuncian lo sucedido en la órbita del comunismo soviético desde la Revolución de Octubre hasta la caída del Muro de Berlín y la desidia de Occidente, y son una advertencia para estar siempre vigilantes ante la amenaza socialista que quiere controlar nuestras vidas. La invitación a leer la trilogía de Anne Applebaum está hecha.