Cuarta época

Economía y Sociedad
19 de Julio 2005

Gonzalo Vial sobre Reforma Constitución

Por Gonzalo Vial Correa, historiador y jurista (Extracto de la columna titulada "Reformas constitucionales", La Segunda, 19 de Julio de 2005)

Se quiere eliminar de la Constitución de 1980 la circunstancia de que fue promulgada por el Presidente Pinochet. Esto es una pequeñez y una ridiculez.
 

Los parlamentarios pueden pensar que lo importante del documento está en el pequeño grupo de reformas, exclusivamente políticas, que acaban de aprobar.
 

Pero la Carta de 1980 va más allá, mucho más allá que eso.
 

Por ejemplo, su cuadro regulatorio de los derechos constitucionales es completo y moderno, y el recurso de protección - que los ampara- una novedad absoluta, y que ha transformado radicalmente nuestra justicia.
 

Instituciones hoy día fundamentales de la legalidad chilena - como las nulidades de derecho público, las indemnizaciones por responsabilidad extracontractual del Estado, la autonomía del Banco Central, la subsidiariedad, las normas sobre medio ambiente- vienen de la Constitución de 1980, texto original, intocado en estas y otras materias de trascendencia.
 

Además, mientras las reformas de hoy son fruto de un acuerdo cupular de partidos, la aprobación del año '80 fue plebiscitaria y por un margen de los dos tercios de los votos emitidos.
 

¿Se quiere discutir la legitimidad de ese plebiscito? Es el caso que la Carta de 1980 fue reformada en 1989, mediante nuevo plebiscito, por cerca del 90% de los sufragios.... Nadie ha discutido nunca la limpieza, resultados ni validez del plebiscito de 1989, ni ha impugnado la legitimidad del texto constitucional resultante de la reforma.

¿Y quién firma ese texto? El Presidente Pinochet.

 

"Quitar su firma" es una venganza de niño chico y querer tapar el sol con el dedo.
 

No nos arriesguemos a la tontera futura de que nuestros nietos aprendan - entre carcajadas- que la Constitución de 1980... la hizo aprobar y promulgó el Presidente Lagos el año 2005.