Tribuna

Economía y Sociedad № 106

Enero - Marzo 2021

Elon Musk,  aliado de Chile

Por Economía y Sociedad

El 9 de marzo de 2020, Elon Musk, CEO de Tesla, anunció que produjo el automóvil Nº 1.000.000, convirtiéndose en el auto eléctrico más vendido de la historia. La potencia de un Tesla que le permite acelerar de 0 a 100 Km/hr en solo 2,28 segundos, proviene de baterías de litio de alta tecnología.

Chile tiene las mayores reservas de litio del mundo estimadas en 8.600.000 toneladas métricas, equivalente a un 37% del total mundial. Además, Chile tiene el menor costo de extracción del mundo por tratarse de minería superficial de salar y no de minería profunda de roca.

En 2020, Tesla estima que producirá y venderá 500.000 autos equivalente al 0,5% de los 100.000.000 de autos nuevos que se producen anualmente en el mundo. Si se cumplen las proyecciones de Musk de que, entre todos los fabricantes, en 2030 se producirán 30.000.000 de autos eléctricos anuales, equivalente a un 30% de la producción mundial, entonces la demanda por litio para estos autos aumentará a 1.800.000 toneladas de carbonato de litio.

Hacia 2030, se estima que el 75% de la demanda por litio corresponderá a los autos eléctricos por lo que la demanda total de litio ascenderá a 2.400.000 toneladas. A un precio promedio por tonelada de $12.000 dólares (hoy es de $7.000 dólares), equivale a una industria minera global de $ 28.800 millones de dólares. Si Chile participara con un 30%, consistente con su participación en las reservas, es decir, 720.000 toneladas anuales, las exportaciones de litio alcanzarían a $8.640 millones de dólares convirtiéndose en la segunda exportación debajo del cobre y por encima de las exportaciones de salmón por $5.100  millones de dólares.

Los autos eléctricos constituyen una revolución tecnológica clave a nivel mundial. En su último libro “Disrupción Limpia de la Energía y el Transporte”, Tony Seba, profesor de la Universidad de Stanford y especialista en energía, señala que hay múltiples razones que explican por qué los autos eléctricos sustituirán a los de combustión interna. En estos últimos, solo el 21% de la bencina, proveniente del petróleo, se transforma en energía. Sin embargo, un Tesla tiene una eficiencia de 88% de electricidad que se transforma en energía. Es decir, un auto eléctrico es 4 a 5 veces más eficiente que uno convencional. Además, la eficiencia de los tradicionales no puede aumentar porque el motor a combustión interna es una máquina termodinámica, sujeta a la ley de la máxima eficiencia térmica, que limita a un 30% la cantidad de energía calórica que puede transformarse en movimiento de un vehículo.

Actualmente, el precio de venta de un Tesla es de $35.000 dólares. Sin embargo, con la reducción del costo de las baterías de litio, con la fabricación de los Tesla cerca de los centros de consumo en Estados Unidos, China y Europa, con la reducción de las pérdidas operacionales y con el mejoramiento tecnológico de los procesos de manufactura, Musk espera masificar en todo el mundo el uso de los autos eléctricos a un precio máximo de $20.000 dólares, equivalente a unos $ 15 millones de pesos.

Hasta hace menos de un año, Tesla tenía pérdidas porque no había logrado el punto de equilibrio económico de 5.000 autos por semana. Hoy produce más de 11.000 autos por semana y la expansión de las gigafactories de Nevada y Shanghai, y la próxima inauguración de las gigafactories de Texas y Berlín, incrementarán varias veces la producción semanal.

La demanda por litio que en los próximos años generarán Tesla y los otros productores de autos eléctricos, permitiría a Chile aprovechar sus ventajas comparativas y asumir el liderazgo mundial de la producción de litio.

Según la consultora minera británica Ocean Wall, Chile puede convertirse en la Arabia Saudita del litio por su posición estratégica en el triángulo de los salares de litio que comprende también al norte de Argentina y al sur de Bolivia.