Editorial

Octubre - Diciembre 2018

El éxito social del modelo económico

EL ACELERADOR SOCIAL CHILENO. Este cuadro es realmente extraordinario. Muestra que, en Chile, los ingresos del 20% más pobre de la población se han elevado a una tasa (8,2% anual) que es 50% más alta que aquella a la que han subido los ingresos del 20% más rico (5,3% anual). Este dato duro demuestra que el modelo económico contiene en sus entrañas un potentísimo “acelerador social”, que levanta a los más pobres a una mayor velocidad que a los grupos de mayores ingresos.

Cuadro Nº 1

Tasa de crecimiento anual del ingreso por quintiles, 1990-2013

Fuente: Instituto Libertad y Desarrollo, 2015; encuestas CASEN

LA CAÍDA DE LA POBREZA. Al iniciarse el modelo económico en 1975, los estudios de “extrema pobreza” señalaban que un 50% de los chilenos vivían en la pobreza. La última encuesta CASEN (2017) revela que la pobreza ha caído a solo un 8,6% de la población. Este es el mayor éxito social imaginable para un modelo económico. Significa liberar a 7.000.000 de chilenos (42,4% de la población) de una vida de “silenciosa desesperación”. Este cuadro señala que es tal el impacto social del modelo que, pese a la lamentable reducción del crecimiento económico en los últimos 10 años, la pobreza siguió cayendo desde 29,1% en 2006 a 8,6% en 2017.

LA CREACIÓN DE UNA CLASE MEDIA.

Este cuadro muestra que, entre 1990 y 2013, mientras los pobres bajan de 38,6% a 7,9% de la población, la clase media sube de 24,2% a 57,8%.  Estos datos demuestran cómo el modelo, al permitirles progresar con fuerza a los pobres, logró, por primera vez en la historia de Chile, crear una verdadera clase media. Como ella valora especialmente el derecho de propiedad y la estabilidad política y económica, ha sido fundamental para sostener los tres pilares claves del nuevo Chile: el modelo económico, el sistema de capitalización y la Constitución de 1980.

EL POTENTE ASCENSOR SOCIAL. Este cuadro de la OECD demuestra que en Chile nacer pobre no significa morir pobre. En efecto, Chile lidera este ranking de movilidad social, ya que el 23% de los que nacen en el cuartil más pobre llegan al cuartil de mayores ingresos.  El modelo económico chileno ha creado el “ascensor social” más potente de la OECD. Esta buena noticia en el caso chileno contrasta abiertamente con la preocupación, incluso el pesimismo, de la OECD sobre otros países. El estudio se queja de un ascensor social “roto” en la mayoría de los países y enfatiza los consiguientes “suelos pegajosos” (“sticky floors”) que impiden a los hijos de familias pobres acceder a los quintiles superiores de ingresos.

Cuadro Nº 2

Porcentaje de chilenos en situación de pobreza 

Fuente: encuesta CASEN, 2006-2017

Cuadro Nº 3

Porcentaje de personas por estrato social 

Fuente: Instituto Libertad y Desarrollo, 2015; encuestas CASEN

Cuadro Nº 4

Porcentaje de hijos de padres del 25% de menores recursos que logra llegar al 25% de mayores recursos  

Fuente: OECD, A Broken Social Elevator? How to Promote Social Mobility, junio 2018

EL FUTURO SERÁ MEJOR. Esta encuesta del Pew Research Center muestra la esperanza que tienen los padres de que sus hijos alcanzarán una mejor situación económica que ellos. Es notable que Chile sea el “top one” del mundo. El 67% de los padres chilenos no solo saben que están mucho mejor que hace 40 años, sino que piensan que sus hijos estarán todavía mejor que ellos. Este cuadro es coherente con el de la OECD que lleva la Portada, pues si el “ascensor social” chileno es el más potente, es natural que los padres chilenos sean los más optimistas del mundo.

Cuadro Nº 5

Porcentaje de padres que piensan que sus hijos tendrán 
una mejor situación financiera que ellos

Fuente: Pew Research Center, Global Indicators Database, 2017