Dossier Estados Unidos 

Febrero - Abril 2017

El cobre de la Estatua de la Libertad

Por Ian Frazier, The New Yorker

(Extracto, The New Yorker, 19 de Septiembre de 2016)

La superficie de la Estatua de la Libertad está hecha de cobre y por la oxidación su color se tornó verde. Pierre-Eugène Secrétan donó la mayoría del metal, unas cien toneladas. Secrétan obtuvo el cobre de una mina en la cual era socio, ubicada en una isla cerca de la costa de Noruega. Más tarde, quedó en la ruina con la crisis del cobre de 1889. 

 

En 1886, cuando se inauguró, la estatua era de color café, el mismo color de una moneda de un centavo. Hacia 1906, la oxidación la había cubierto con una pátina verde. La delgada capa de óxido que cubre al cobre (y al bronce, un compuesto con mayoría de cobre) puede preservar el metal por siglos.

 

El Coloso de Rodas, una estatua monumental de bronce de 330 A.C., que representa a Helios, el dios del sol, inspiró a Auguste Bartholdi en el diseño de la Estatua de la Libertad.

 

Cuando la Estatua de la Libertad se tornó verde, las autoridades se pusieron nerviosas. Un reportero de The Times, visitó a la empresa productora de cobre y bronce más grande del país, en la calle 26, y preguntó si la Estatua debería ser pintada. El vicepresidente de la Compañía dijo que sería un acto vandálico pintarla, y completamente innecesario por la cualidad protectiva de la pátina verde. El ejecutivo de la compañía continuó: “usted podría sorprenderse de saber que por años hemos estado tratando de imitar el efecto del color de la Estatua de la Libertad por medio de medios artificiales en nuestro trabajo con cobre.” 

 

Para arquitectos y artistas en general el efecto de este color es considerado una clase de perfección para este tipo de metal. Recuerdo una vez que le pregunté a Stanford White cómo él quería que nosotros termináramos el trabajo decorativo de metal que estaba instalando en un importante edificio de Nueva York. "Vayan a la Isla de Bedloe", dijo él, "y estudien la Estatua de la Libertad. Encontrarán el ejemplo más hermoso de color de metal en existencia hoy en el mundo".

Para Segunda Lectura
Para Segunda Lectura

La Estatua es considerada un regalo del pueblo francés a los Estados Unidos, porque los franceses, no el gobierno francés, reunieron el dinero con donaciones privadas para pagar la escultura. Y los norteamericanos reunieron el dinero necesario para el pedestal de la Estatua.

 

Joseph Pulitzer, dueño del New York World, lideró una campaña de financiamiento en su diario que tuvo un éxito espectacular, obteniendo $102.000 dólares en donaciones entre Marzo y Agosto de 1885. 

Suponemos que sabemos de qué color son ciertas cosas. Todos saben que el cielo es azul. Pero el cielo es diferente de una parte a otra; es difícil de describir. Pensemos en todas las ideas que han pasado por las cabezas de la gente cuando miran la Estatua de la Libertad. ¿De qué color serán esas ideas?. ¿De qué color es la libertad?

 

El objeto original de la Estatua fue celebrar el fin de la esclavitud después de la Guerra Civil y recordar al país de origen de la Estatua la promesa incumplida de su propia revolución.

 

Con el tiempo, y con el poema de Emma Lazarus dando la bienvenida a los pobres y la placa en el pedestal golpeada por las tempestades, la Estatua llegó a significar mucho más. Si la Estatua fuera de un color de piel humana fácilmente identificable, como blanca o negra o café, su significado sería limitado. 

 

Cuando pensamos que tenemos que tratar mal a los inmigrantes para sobrevivir, vamos en contra de la raíz que está profunda dentro de la ciudad y profunda dentro de nosotros mismos.  

 

Los colores oficiales de la ciudad de Nueva York son naranjo, azul y blanco, pero su color secreto, su color que la sustenta es el verde de la Estatua de la Libertad.