Voces

Economía y Sociedad № 109

Octubre - Diciembre 2021

“Candidatos de izquierda desinforman y decepcionan”

Hay candidatos que desinforman respecto a varios temas, dejando a la población confundida y, en algunos casos, engañada. Un ejemplo son las pensiones. Las candidaturas de centroizquierda e izquierda extrema han hecho suyo el discurso de que Chile no tiene un sistema previsional porque no hay un fondo colectivo dedicado a la solidaridad. La candidata Provoste, que supuestamente debiera ser más moderada al ser representante de la centroizquierda, ha llegado al extremo de decir que la capitalización individual no fue creada para dar pensiones, sino que para financiar a las grandes empresas.

Chile sí tiene un sistema previsional mixto. La solidaridad se manifiesta en las pensiones básicas y en el aporte solidario para los que tienen ahorro insuficiente. Estas pensiones han crecido recientemente en un 50%. La solidaridad se financia con impuestos generales, lo que es más eficiente y progresivo que hacerlo con un impuesto al trabajo (cotizaciones), como ellos proponen en un sistema de reparto financieramente insostenible.

El sistema de capitalización ha permitido desarrollar el mercado de capitales y financiar la infraestructura, el crédito hipotecario y las inversiones de las empresas.

Por sus efectos en ahorro e inversión, empleo, productividad y profundización financiera, el sistema de pensiones ha aportado 0,4 puntos porcentuales al crecimiento promedio de 1982-2012 (Corbo y Schmidt-Hebbel 2003, y Acuña 2013). Además de financiar pensiones, la capitalización individual ha contribuido al fortalecimiento de la economía y al bienestar de la población.

Las candidaturas atribuyen a las AFPs las bajas pensiones. No dicen que ello se debe al bajo ahorro, la nula fiscalización del pago de cotizaciones, las lagunas previsionales, la baja tasa de cotización y al aumento de la esperanza de vida.

Para financiar los mayores gastos en pensiones, salud, educación y vivienda las candidaturas de izquierda contemplan alzar la tributación entre 5% a 8% del PIB. Esto, en una economía virtualmente estancada y con crecimiento de tendencia, según nuestra estimación, de 1,5% a 1,7%. Y sin aclararnos cómo se fortalece el crecimiento. Todo eso nos lleva a una situación fiscal insostenible.

En pocas palabras, candidaturas que desinforman y decepcionan”.

Luis Felipe Lagos, economista (Diario Financiero,15.9.21; Extracto)