Cuarta Época

Economía y Sociedad
21 de Noviembre 2008

Barbarie en Argentina

Por José Piñera (Diario Financiero, 20 de Noviembre, 2008)

En su extraordinario libro "Facundo", Sarmiento explora la disyuntiva permanente de Argentina entre la civilización y la barbarie. Al robar los ahorros para la vejez de los trabajadores, los Kirchner han optado por la barbarie y el subdesarrollo. Pues aparte de la obscenidad de esta medida y de sus múltiples efectos negativos de corto plazo, ella tendrá efectos de largo plazo que serán devastadores para la economía y la sociedad trasandina por las siguientes razones:

1. Al eliminar un sistema de capitalización que introducía potentes incentivos para el ahorro y el trabajo, la señal entregada a todo trabajador es que de aquí en adelante su jubilación dependerá de su capacidad de presionar, e incluso chantajear, al poder político. En vez de ahorrar, hacer huelgas. En un país en que las paralizaciones ya eran un deporte nacional, ahora son además el camino a una mejor pensión.

FACUNDO.jpg

2. Al reemplazar un sistema anclado en fondos ahorrados para la vejez por uno que no acumula recursos sino que depende de la caja fiscal de cada momento, será el Ministro de Hacienda el gran proveedor de pensiones. Cambios demográficos como la extensión de la expectativas de vida presionarán el presupuesto fiscal pues será virtualmente imposible ajustar la edad de retiro a estos cambios. Habrá una constante presión por mayores impuestos y menos recursos para la educación y la salud.
 

3. Al destruir un sistema que se estaba transformando en un motor del desarrollo del mercado de capitales, profundizándolo y alentando el surgimiento de bonos corporativos, hipotecas de largo plazo, sistemas de clasificación de riesgos, etc., Argentina se enfrentará pronto a gravísimas insuficiencias de inversión, especialmente en la ya deteriorada infraestructura nacional.
 

4. Al confiscar los ahorros a 10 millones de trabajadores, con acuerdo del Congreso, la clase política argentina agrega otro jalón a su ya vergonzosa secuela de incumplimientos recientes. Entre ellos, el desconocimiento del laudo arbitral sobre el Beagle, la invasión sorpresiva de las islas Malvinas/Falklands, el masivo default de la deuda externa, la pesificación obligada de los depósitos y deudas, el corralito de los ahorros financieros, y la suspensión de los envíos de gas a Chile. El "riesgo argentino" sube otra vez.
 

5. Al intentar justificar esta confiscación con argumentos no sólo falsos sino que incluso risibles (la necesidad de "proteger" los ahorros de la crisis mundial), los Kirchner han perdido la escasa credibilidad internacional que aún tenían y han abierto la puerta al desorden y la anarquía en un futuro no tan lejano.
 

Sin duda Sarmiento habría estado de acuerdo con la terrible advertencia de John Adams, uno de los Padres Fundadores de EE.UU.: "Desde el momento en que se acepta en una sociedad de que la propiedad no es sagrada como las leyes de Dios, y que no hay un imperativo legal ni de justicia pública de protegerla, comienza la anarquía y la tiranía. Si el "no debes desear los bienes del prójimo" y el "no robarás" no fueran mandamientos del Cielo, ellos debieran hacerse preceptos inviolables en cada sociedad antes de que ella pueda ser civilizada y libre" (Una Defensa de la Constitución de los Estados Unidos de América, 1787).