Dossier Muro de Berlín

Octubre - Diciembre 2019

1979, punto de inflexión

(Extracto, tribuna de Carlos Gómez, Economía y Sociedad Nº 92)

Estas cuatro experiencias iniciadas en el año crucial de 1979 anticiparon la caída del muro de Berlín diez años después. 

 

Deng Xiaoping

En 1979 Deng Xiaoping inició las reformas de libre mercado en la ciudad de Shenzhen, al sur de China. La abrió a la inversión extranjera, liberó los precios, abolió las regulaciones estatales para emprender negocios privados y permitió el libre flujo de personas entre Hong Kong y Shenzhen. En pocos años, Shenzhen pasó de ser un somnoliento pueblo socialista de 30 mil habitantes a una ciudad capitalista desarrollada de 18 millones de habitantes. El PIB de Shenzhen creció al 30% anual, lo que atrajo a millones de chinos del interior que buscaban trabajo y bienestar. Las reformas de Deng se expandieron al interior para liberar los campos colectivos de Mao. Rescató así a millones de chinos de la pobreza y liberó su inmensa creatividad, hasta entonces oprimida por la utopía económica socialista.

Chicago Boys

El historiador Niall Ferguson ha señalado que la Revolución Liberal chilena se adelantó a la experiencia de Thatcher en el Reino Unido. Fue liderada por economistas liberales que la prensa, simplificando, los ha llamado los “Chicago Boys”.

En 1975, se incorporaron al gobierno para estabilizar la destruida economía chilena y en 1979 inician el programa de “las siete modernizaciones” que extendió el paradigma de la libertad a áreas claves como el mercado laboral, las pensiones, la educación, la salud y los distintos sectores de la economía chilena. En los años siguientes, se realizó la reforma minera, seprivatizaron las grandes empresas estatales y se construyeron las “instituciones de la libertad” que sustentarían la democracia. El modelo chileno multiplicó por siete el PIB per cápita, de 4.000 dólares en 1975 a 28.000 dólares en 2018, y redujo la pobreza de 50% a 7,8%.

Margaret Thatcher

El 4 de mayo de 1979, Margaret Thatcher ganó las elecciones en el Reino Unido donde casi todas las industrias habían sido nacionalizadas, un tercio de los trabajadores era empleado del Estado y la parálisis económica era generalizada. El país, que era un referente del sistema político y económico liberal de occidente, había sido destruido por el socialismo. En 1983, después de triunfar en la guerra de las Falkland, con el decisivo apoyo logístico de Chile,  los británicos reeligieron a Thatcher con una mayoría de 144 parlamentarios. De ahí en adelante, la Iron Lady

-como la bautizó un diario soviético- enfrentó a los sindicatos radicalizados, privatizó las empresas estatales con capitalismo popular, desreguló la vida económica y colocó así a Gran Bretaña nuevamente en el mapa del desarrollo mundial.

Juan Pablo II

El 16 de octubre de 1978, asumió el Papa Juan Pablo II y, en junio de 1979, visitó su Polonia natal. Millones de polacos se liberaron del control político del gobierno comunista para organizarla. La visita desató un movimiento de resistencia al régimen socialista dirigido por la Unión Soviética. Juan Pablo II apoyó la lucha liberadora de Lech Walesa contra el comunismo quien, en  1990, asumió como el primer presidente de Polonia poscomunista e inició la liberalización de la economía polaca en la línea que habían adoptado con éxito el Reino Unido, China y Chile.

Las reformas iniciadas en 1979 por Deng Xiaoping en China, los Chicago Boys en Chile, Thatcher en el Reino Unido y el Papa Juan Pablo II desde la Iglesia Católica constituyen el comienzo del fin de la utopía socialista que dominó el siglo XX. Una nueva era para la humanidad se inició en 1979, el año que renació la libertad, y culminó en Noviembre de 1989 con la estrepitosa caída del Muro de Berlín. Ese día comenzó de verdad el siglo XXI.